La Vitamina D

La vitamina D Juega un papel muy importante en la salud ósea, ayuda a tener huesos y dientes fuertes.

La vitamina D facilita la absorción del calcio Y el fosforo y funciona en conjunto con otras vitaminas, minerales y hormonas para promover la mineralización. Sin ésta, los huesos pueden convertirse en delgados, deformes y frágiles.


La pérdida de vitamina D es una de las principales causas del Raquitismo en los niños y puede predisponer a las personas mayores a sufrir fracturas de huesos y reumatismo, a causa de un fenómeno llamado osteomalacia.

La vitamina D puede también ayudar a prevenir el inicio de la osteoporosis y ayuda a aliviarla en caso de que ya se haya presentado.

La piel produce esta vitamina cuando nos exponemos al sol. La luz solar es una de las mejores maneras de obtener vitamina D. Cuando los rayos solares llegan a la piel, se genera suficiente vitamina D para un uso efectivo, sin riesgo a obtener una sobre dosis , por lo tanto es recomendable realizar ejercicio al aire libre, salir a dar paseos o sentarse en un banco y dejarse calentar por el sol para producir vitamina D.

Debe ejercitarse con cuidado y ser cuidadoso en no quemarse, Para realizar actividades bajo el sol es recomendable tomar zumos de alimentos ricos en beta caroteno, especialmente zumo de zanahoria, para mantener la piel protegida de los rayos del sol.

La vitamina D en dosis excesiva puede ser toxica y causar complicaciones similares a la deficiencia de vitamina D. Una dosis excesiva de vitamina D puede causar que el calcio se deposite en los tejidos blandos y el riñón.

Otras fuentes de vitamina D son los productos animales, el aceite de hígado de bacalao y los pescados grasos como el salmón y el atún, aunque en el huevo , la leche y el yogur también encontramos vitamina D.

La dieta equilibrada junto con la exposición solar, garantiza las cantidades mínimas de vitamina D requerida por nuestro organismo.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada