Como Hacer un lavado Intestinal – Enema

Enema Casero

El lavado intestinal  o Enema ayuda a eliminar los residuos de materia fecal que no son evacuados del organismo. Estos residuos se adhieren a las paredes del intestino grueso, produciendo fermentaciones y ensuciando la sangre, causando serios problemas de salud. Son recomendados en caso de estreñimientoparásitos intestinales y enfermedades del recto.

El lavado limpia el intestino de tal forma que el organismo queda nuevo, a punto, para seguir desarrollando todas sus funciones con normalidad.

Los Enemas deben realizarse con mucho cuidado ya que si se hace de manera inadecuada puede tener efectos irritantes, ademas no es conveniente depender de estos métodos para regularizar la función intestinal.

El agua a temperatura natural es el mejor aliado para refrescar y hacer reaccionar el intestino.
Se puede emplear también agua de malva, cola de caballo, tomillo o manzanilla, con estos aditivos se consigue un mayor efecto refrescante, purificador y curativo.

 

Para su preparación se hace hervir, en dos litros de agua por espacio de unos tres minutos, de ocho a diez gramos de cualquiera de las plantas mencionadas anteriormente; se deja enfriar la preparación hasta alcanzar los 37 grados Centígrados. (Temperatura media del organismo) y se procede al lavado intestinal.

 

Se debe introducir en el recto una cánula que, unida a un tubo de goma, descarga desde una bolsa, el agua o la infusión con la que se va a ser el lavado.
La cantidad de líquido empleado en cada aplicación oscila desde una taza (dosis infantil) hasta dos litros en adultos.

 

Se recomienda que la persona se acueste sobre el lado derecho o izquierdo con la pierna encogida y contenga, durante unos segundos, la respiración, recibirá de este modo la lavativa con mayor facilidad.

 

Conviene retener el líquido durante un corto espacio de tiempo para que las materias fecales se ablanden y de esta manera puedan ser eliminadas con mayor facilidad, al mismo tiempo se debe efectuar suaves masajes sobre el vientre, siguiendo una trayectoria circular, desde la región del apéndice hasta la terminación del colon descendente.
A los niños pequeños se les puede aplicar el lavado intestinal  o Enema haciendo uso de una perilla de goma que contenga la cantidad de líquido necesaria según la edad y condiciones del niño.

 

Es ideal completar este tratamiento consumiendo durante el días únicamente frutas y ensaladas crudas.

Image: Ambro /
FreeDigitalPhotos.net

(Visited 1.496 times, 28 visits today)
7 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Shares