Limpieza Facial Profunda

Limpieza Facial Profunda
Con el paso de tiempo el proceso de regeneración constante de la piel tiende a ser cada vez más lento, ocasionando arrugas y pérdida de elasticidad. Una adecuada rutina de belleza y un estilo de vida saludable resultan efectivos para mejorar la circulación, retener la humedad y mantener el equilibrio natural de la piel. Entre las rutinas de belleza la limpieza facial profunda es fundamental.

 

El baño de vapor es una forma sencilla de revitalizar la piel y eliminar sus impurezas de forma muy rápida. Utilizando agua caliente y algunas plantas o aceites esenciales se puede limpiar delicadamente el cutis, purificarlo y/o desinflamarlo.

 

Entre los aceites esenciales se pueden utilizar, el de rosas es ideal para pieles secas, el aceite esencial de romero para pieles grasas y aceite esencial de jazmín para pieles normales.
El baño de vapor puede hacerse cada 15 días o cada semana de acuerdo a las necesidades de la piel.

 

Para prepararlo se coloca en el fondo de un recipiente las plantas que se hayan elegido y se vierte encima el agua muy caliente. Luego se debe cubrir la cabeza con una toalla e inclinarse sobre el recipiente a una distancia aproximada de 30 cm durante 10 minutos. Se debe tener mucho cuidado de no quemarse con el vapor.

 

El calor abre los poros y permite que las propiedades de las plantas y los aceites actúen sobre la piel. Por último se debe secar la cara con una toalla.

 

Después del baño de vapor la piel esta lista para recibir todos los beneficios de las mascarillas faciales y se puede aprovechar para aplicarse la mascarilla  de su preferencia según su tipo de piel.

 

Después de retirar la mascarilla se debe pasar sobre el rostro un algodón empapado con un tónico, es muy conveniente usar como tónico el agua de rosas o el vinagre de manzana diluido en agua (1 cucharadita de agua y 1/2 cucharadita de vinagre de manzana) ya que estos tónicos ayudan a restablecer el pH de la piel.

 

Espere varias horas antes de maquillarse.
Como última recomendación, se debe tener en cuenta que no se debe exagerar con la limpieza de la piel ya que se puede acelerar la producción de grasa. La limpieza excesiva elimina las grasas naturales  y las glándulas sebáceas trabajaran en exceso para compensarlas

 

Si en su rutina diaria después de limpiarse el cutis la piel se siente tensa o demasiado seca es posible que los productos que se están utilizando para la limpieza sean muy agresivos para su tipo de piel y es necesario cambiarlos

Entre las plantas medicinales que se pueden utilizar están: Las flores de lavanda, que son calmantes, las hojas de romero y de menta que son purificantes, las flores de manzanilla que son antiinflamatorias y las hojas de ciprés que cierran los poros.

Image courtesy of  / FreeDigitalPhotos.net

Otros articulos que le pueden interesar

 

(Visited 24 times, 1 visits today)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Shares